blackfriday.jpg

5 estrategias de marketing para el Black Friday que funcionan

El día de compras digitales más concurrido del año está a la vuelta de la esquina. El año pasado, los vendedores de Shopify ingresaron 3.000 millones de dólares sólo durante el fin de semana del Black Friday.

El año pasado la actividad aumentó de manera insólita debido a la pandemia mundial, ya que muchas tiendas se vieron ante la necesidad de trasladar sus ofertas de Black Friday a Internet. Así, ya se ha consolidado el que los clientes hagan cada vez más cola en las tiendas virtuales para evitar el contacto físico y por la comodidad que ello supone.

Esto se traduce en un gran pico en las conexiones y el tráfico online durante estas fechas y una gran cantidad de posibles ingresos para las empresas de comercio electrónico, sin importar el tamaño que tengan.

Para ayudarte a preparar el Black Friday siguiente al año más extraño, hemos reunido ocho estrategias de marketing para este Black Friday que funcionan.

Crea tus listas de correos para el Black Friday

Estamos seguros de que ya conoces la eficacia del email marketing para impulsar tus ventas, si no es así te lo explicamos aquí. Aún así, para que tu marketing vía newsletter funcione, necesitas hacer crecer tus listas de correo con personas a las que realmente les interese recibir tus ofertas.

Unas semanas antes del Black Friday, deberías crear un popup dirigido a los nuevos usuarios que estén interesados en tus ofertas, como en este ejemplo:

Fíjate en lo visual de la exclusividad en el diseño y en el botón de llamada a la acción que se basa en los beneficios de quien lo pulse: "Dame las mejores ofertas".

También puedes optar por un marketing algo más agresivo ofreciendo un descuento por suscribirse, un regalo, o gastos de envío gratis, dependiendo de lo que necesites invertir y lo que estés dispuesto a gastar.

Programa los popups

Tanto si eres nuevo en el marketing web, como si ya llevas un tiempo, hay una frase que debes recordar siempre:

Los popups sirven para más que para recoger correos

Tanto en el caso que nos ocupa (el de atraer a más usuarios a tus ofertas de Black Friday) como si tienes el objetivo de minimizar los carritos abandonados puedes crear popups personalizados para cada evento y programarlos con antelación.

Fíjate en el ejemplo de popup que capta la atención, en el que se informa a los usuarios de la oferta de Black Friday:

Por una parte, el diseño es de lo más atractivo y cumple una de las funciones esenciales, que es captar la atención. Pero por otra parte, los usuarios tienen demasiadas opciones y muy poca paciencia con el Black Friday. Demasiado texto y demasiados tipos de textos desperdigados pueden confundir a los visitantes y hacer que no pinchen sobre ningún enlace.

Sé puntual

Existen millones de negocios y tiendas online compitiendo por la atención de los usuarios en el Black Friday. Es muy normal que los sentidos de los clientes se acaben adormeciendo tras ver el mismo mensaje una y otra vez.

Deberías cambiar el horario para conseguir que tus mensajes no se acaben perdiendo entre millones de anuncios iguales.

Tienes varias formas de adelantarte o retrasarte, depende de la estrategia que necesites implementar:

Adelantarse

Una de las mejores formas de conseguir que los clientes no se cansen de tus mensajes para el Black Friday es ser de los primeros en hacerlo. De esta manera no les darás tiempo a que acaben agotados del bombardeo que suponen las campañas de publicidad en estas fechas.

Vamos a analizar la estrategia de esta empresa:

En lugar de ofrecer sus ofertas para el viernes, optaron por hacerlo para el día anterior, llamándolo "Black Thursday" y optando así a empezar sus campañas de publicidad web con antelación. Es una muy buena manera de adelantarse a la competencia y obligarse a empezar la publicidad antes, por no hablar de la sensación de urgencia, algo indispensable a día de hoy cuando hablamos de publicidad en Internet.

Lo más común es que los e-mails que te llegan sobre el Black Friday consistan en un anuncio de venta y un enlace o botón que te lleve a las secciones que al anunciador le interesa. Sin embargo, la empresa que estamos analizando hace algo diferente:

Parte de su estrategia consiste en mostrar directamente los productos que tienen de oferta, para que sepas por dónde puedes empezar a comprar. Se trata de una táctica muy sencilla e inteligente que puede ayudar a convertir a los suscriptores que no saben que comprar en clientes.

Retrasarse

Atrapar a los primeros es una estrategia de Black Friday para tener más ventas en navidad, y convertir a los últimos o a los que han llegado tarde es otra táctica igualmente válida.

Debido a que los usuarios de Internet asocian el "Black Friday" con grandes ofertas, puedes utilizar estas palabras durante todo el año para sugerir que se trata de ofertas tan buenas que no se pueden perder.

Fíjate en el correo que recibimos en enero:

Al sugerir que traen de vuelta el Black Friday, dan a entender que las ofertas son increíbles. Aunque éstas no vayan más allá de un 25% de descuento, consiguen crear la percepción del Black Friday con mensajes muy atractivos y puro diseño.

Lo más común es que los e-mails que te llegan sobre el Black Friday consistan en un anuncio de venta y un enlace o botón que te lleve a las secciones que al anunciador le interesa. Sin embargo, la empresa que estamos analizando hace algo diferente:

Parte de su estrategia consiste en mostrar directamente los productos que tienen de oferta, para que sepas por dónde puedes empezar a comprar. Se trata de una táctica muy sencilla e inteligente que puede ayudar a convertir a los suscriptores que no saben que comprar en clientes.

La sorpresa como aliada

A todos nos encantan las sorpresas, y además son una de las herramientas más poderosas del marketing ya que crean en el cliente una sensación de exclusividad y urgencia tal, que es muy difícil que se resistan a ello.

Normalmente, los negocios no utilizan el elemento sorpresa, pues añaden sus descuentos de Black Friday directamente en la línea de asunto de los correos que envían, hay unos cuantos elegidos que conocen la magia de las sorpresas.

Se trata de marcas que destacan en las bandejas de entrada de todos los usuarios, consiguiendo que las suscripciones se mantengan y sus correos nunca acaben marcados como spam, ya que siempre interesan utilizando algo tan sencillo pero a la vez tan potente como el asunto del correo que envían:

En lugar de contarte que vas a recibir un porcentaje de descuento, se burlan de las ofertas de Black Friday felicitándote por haber conseguido uno... Como si no estuviese ya plagada la red de ofertas y descuentos. Es una gran manera de atraer a tus clientes destacándote por encima de los demás.

Mantén tu web

Lo hemos dicho muchas veces, y parece algo muy básico, pero te sorprendería saber la cantidad de webs y de tiendas online que no funcionan correctamente y pierden clientes debido a esto.

Antes de lanzarte a hacer cualquier campaña de publicidad, debes cerciorarte de que tanto tu web como tu proceso de compra, pasando por todos los pasos que va a realizar el usuario desde que pincha en tu banner o popup hasta que introduce su método de pago funcionan a la perfección.

Esto es muy importante ya que una experiencia web negativa no solo va a hacer que pierdas ese cliente, sino que puede conseguir que pierdas muchos más potenciales clientes, ya sea porque los errores de tu web siguen ahí o porque alguno de ellos ha hablado mal de tí.

Recuerda, tu web debe estar en perfectas condiciones.

Conclusiones

Tanto si estás buscando ideas para tus campañas de Black Friday como maneras de optimizar tu proceso de venta, esperamos que hayas encontrado soluciones en este artículo. Te lo podemos resumir a continuación:

  1. Crea tus listas de correos para el Black Friday usando popups o elementos sencillos pero atractivos.
  2. Programa tus popups.
  3. Juega con los tiempos, adelántate al gran día o utilízalo después.
  4. Juega con los elementos sorpresa y haz sentir a tu cliente su exclusividad.
  5. Tu web debe estar en perfectas condiciones y funcionar correctamente.

 

¿Qué son las cookies?